domingo, 5 de abril de 2015

Mis adorables vecinos

 
Yo vivo en un bloque pequeñito, nueva construcción, paredes de papel, vamos que te tiras un pedo y lo oye toda la comunidad. 
De las seis casas una está vacía, la otra la ocupo yo y las otras cuatro mis adorables vecinos:
 
1A: Una pareja muy maja con el padre de ella, que es un señor mayor y sordete, por ende, la tele está a todo volumen siempre, pero como es un señor muy mayor pues lo entiendo y escucho a la Ana Rosa todo el día, pero me aguanto.
 
1B: Un chico con su perro, que está bien cuidao pero poco limpio a veces, así que el portal huele a perro y por las noches ladra, pero entiendo que es un animal, y además me gustan los perros así que me aguanto.
 
1C: Un matrimonio con un niño pequeño, que madruga, hace ruido, llora ect...vamos, lo normal que hacen a veces los niños, así que me aguanto.
 
1D: El dueño del bar de abajo que los sábados por la noche es como si tuviera fiesta en el salón de casa y a las tantas siempre hay algún borracho que se canta "I can'l liveeeeeee" a pleno pulmón como si fuera a presentarse al casting de La Voz, pero por suerte yo duermo como un cesto y es una vez a la semana, así que entiendo que es un bar, que hay que aprovechar que el negocio va bien, y me aguanto.
 
El caso es que el sábado pasado se me rompió una tubería y tuvo que venir el fontanero de urgencia.
 
A parte de cobrarme una pasta y de hincharme a limpiar agua pues también hizo un poco de ruido (hubo que picar) pero vamos, que esto serían las 10 de la mañana, por lo que entiendo que el niño ya estaba despierto, la Ana Rosa puesta, el bar cerrado y el perro meao.
 
Con mi disgusto y mi bolsillo vacío por el facturón han llegado a mis oídos rumores de "joder la italiana, que es sábado ya podía respetar un poquito"
 
O_o

Ojiplática me he quedado, ganas me dan de colgar un cartel en la puerta que diga lo siguiente:
Queridos míos, entiendo que vivo en una comunidad, pero se me ha roto la tubería, hay que aguantar y convivir los unos con los otros, como hago yo, así que no os paséis ni un pelo o llamo a la perrera, a los servicios sociales y a la SGAE.
 
Por supuesto no lo haré pero me iba a quedar tan ancha...
 
 






domingo, 8 de marzo de 2015

Devuelveme el rosario (fosforito) de mi madre

 
Por mi oficina pasa mucha gente todos los días, y cuando digo mucha es muchísima así que la cantidad de material que se acumula en objetos perdidos es proporcional.
Paraguas, bolsos, guantes, se han llegado a dejar hasta un fuet (que ahí sigue, una semana más le doy al dueño para que venga a reclamarlo o me lo enchufaré para merendar).
 
El caso es que el otro día me encontré un rosario en el suelo. Un rosario de plástico fosforito de los que brillan en la oscuridad, al más puro estilo Gandía Shore. Como hago con todo lo que se van dejando, lo guardé a la espera de que el propietario/a viniera a buscarlo.
Al verlo lo primero que se me vino a la cabeza es un cani de pecho depilao, pero siendo realista y haciendo memoria, los cachitas no son el tipo de público que viene por aquí así que supuse que se le habría caído a alguna monjita, de esas que sí frecuentan mucho el chiriguito itañolo.
 
Sobre las mojas hablaré otro día, las hay absolutamente buenas y adorables y las hay que... que bueno... que las daría dos ostias (de las de misa, entiéndase).
 
El caso es que a todas las que vienen les he ido preguntando si se les había perdido hasta que una me dijo:
 
M- Uy no, que va, ese rosario es de plástico, de los de juguete que brillan en la oscuridad
 
B- Bueno pero oiga, dios te escucha lo mismo si rezas en plástico o en plata
 
A la monja (que era bastante maja por cierto) se le quedó cara de misa del gallo y yo gané puntos con su señor esposo, si es que tengo el cielo ganao! jejeje
 
El caso es que ahí siguió el rosario durante varios días hasta que una mañana llegué y ya no estaba. Pudieron pasar tres cosas:
 
1) Que hubiera un apagón por la noche y el vigilante lo usara como linterna (iluminación divina).
 
2) Que la dueña/o del rosario viniera a buscarlo desesperada/o (vale, era un rosario de plástico fácilmente adquirible en el chino pero igual estaba bendecido por Paco y eso hace que adquiera un plus de valor muy serio).
 
3) Que uno de los participantes de  "Mujeres,  Hombres, Viceps y Berzas" lo viera y decidiera adquirirlo como complemento ideal para el próximo programa.
 
 
Hay cosas en esta vida que es mejor no saber, yo mientras tanto me echaré unos rezos por si acaso, pero desde casa, que a mi lo de ir a misa no me va.
 
 
 
 
 

sábado, 31 de enero de 2015

Nespresso, what else?

 
 
Extremacho me ha regalado la súper cafetera de George Clooney.
 
Como os conté aquí me encanta el café. Solo, largo y caliente. Como sabe, como huele...me vuelve loca.
Además mi parte italiana distingue perfectamente el café bueno, y por ejemplo el de los bares no me suele gustar, me sabe a quemadillo y se me queda corto, por eso cuando veo una mocca me tiro en plancha y suelo comprar café  de una marca concreta aunque sea un poco más caro.
 
Paradójicamente, otra de mis cosas favoritas en el mundo es alargar los sábados por la mañana bebiendo café americano por litros (de este que es como agua sucia, que en realidad no sabe a ná), me levanto y me siento junto a la ventana con mi café, mi piti emboquillao y mi periódico.
Y me echo otro café y me fumo otro piti y me echo otro café...así hasta que me pongo en marcha. Es mi momento de relax, mi parte favorita del fin de semana.
 
Por eso una cafetera de estas no es rentable, el café que hace es delicioso pero en todas sus variedades es ristretto (corto y con mucha cafeína) además si se enfría no lo puedes calentar porque se quema, cosa que con el café americano no pasa.
 
Sospechaba que la cafetera iba a ser mi regalo de Reyes y yo cada vez que salía el anuncio decía:
 
"Pues a mí la Nespresso me gusta pero como bebo mucho café no la querría porque es fuertísimo y blablabla.."
 
repetía esta frase de vez en cuando, disimuladamente, pero Extremacho es de ideas fijas. Llegó el día de reyes y le ví aparecer con una caja gigante y una sonrisa de ilusión de oreja a oreja:
 
"tachaaaaan como te gusta tanto el café he pensado que es el regalo perfecto! y te la he cogido en naranja que te hace juego con la cocina"
 
Desde entonces soy propietaria de una Nespresso y tomo café bueno todos los días, pero no he cambiado mi costumbre del fin de semana, así que los sábados salgo a la calle de esta guisa:



Os dejo, me voy a hacer running, puenting, spinning, la compra y lo mismo a la que vuelvo me pinto una pared!!!!



sábado, 24 de enero de 2015

Tu antes molabas tía

 
Belén, tú antes molabas tía.
 
El jueves pasado había gala de un reallity del que ya llevamos catorce ediciones (no se si esto lo escribo con admiración o con espanto), pero esta vez lo han hecho "VIP".
 
Yo, como fan incondicional de los programas basura que me ayuden a poner el cerebro en modo off tras mi dura jornada laboral, me frotaba las patitas de puro gusto pensando en la gala y en ver a la Esteban dándolo todo, porque siembre he sido muy de apoyar a las princesas del pueblo, a las madres coraje y a las chonis de eyeliner infinito, que me hacen mucha gracia y me dan incluso un poquito de envidia.
Al grito de "arriba la Esteban!" me puse mi pijama de leopardo y me dispuse a ver la gala entera por primera vez... aguanté exactamente lo que en los resúmenes, 30 minutos.
 
Belén, tú antes molabas tía.
 
No doy crédito a lo que vi, un grupo de veinteñeras animadas por Belén Esteban, atacaban salvajemente y sin argumentos sólidos a una ex-concejala que estaba acojonaita perdida, la llamaban de todo, le hacían pedorretas y malinterpretaban absolutamente todo lo que decía ¿Qué te ha pasado Belén? ¿dónde ha quedado aquella chiquilla timida de flequillo redondo peinao de secador que lloraba ante Ana Rosa y decía que Jesulín era un buen padre? ¿en qué momento te has pasado al lado oscuro? Ahora entiendo por qué la red está llena de tuits en los que dicen que te pareces a Jabba el Hut.
 
Me da igual lo que te haya hecho (que por lo que he visto, grave, lo que se dice grave, tampoco es), nunca jamás hay motivos para tratar así a una persona y sobre todo para darle donde más daño le haces y acusarla de putón verbenero (ojo, que la Hormigos es muy puta, si, putisima) pero eso ni es asunto tuyo ni le incumbe a nadie más que a ella).
 
Por no hablar de tus palmeros insultándola como si no hubiera un mañana y diciéndole cosas como "que se vaya a follar a un coche" (venga, coño, que levante la mano quien no haya follado nunca en un coche).
 
Eso es moving, bulling o como se diga, acoso de manual, que por menos echaron a los Chunguitos. Pero es que ver a la Princesa del Pueblo llorando, gritando y verduleando vende mucho, y si consiguen que le de un subidón de azúcar en directo el share de audiencia alcanza límites infinitos.
 
La Milá debe estar que fuma en pipa, con ella estas cosas no pasaban.
 
Lo peor de todo es que crees que te apoyan porque eres guay y molas. No cari, te apoyan porque quieren ganar el concurso y sospecho que siguen todos la máxima de "arrimarse a los buenos" que decía en Lazarillo. Pensé que con los años te habías hecho más lista, pero supongo que algo de aquella chiquilla inocente aún queda.
 
Tras ver estas cosas mi perspectiva ha cambiado, ya no me mola tu frescura, ni tus expresiones de San Blás y me puede la vergüenza ajena cuando te veo llorar con mocos diciendo que echas de menos que tu novio te abroche los zapatos O_o
 
Mi pijama de leopardo de Primark  ha ido derechito a la basura y en señal de protesta no voy a ver GH VIP. Por supuesto ganarás, porque la panda de hienas lameculos ansiosas de fama y de pasta se encargarán de que así sea y te harán creer (otra vez) que eres lo más.
 
Espero que siga siendo así, porque como un día te des cuenta de como son las cosas en realidad la ostia va a ser mortal.
 
Belén, tu antes molabas tía.
 
 

martes, 17 de junio de 2014

No, si yo no fumo...


Esto es lo primero que te dice un gorrón de tabaco:  "No, si yo no fumo"
 
A veces completan la frase con coletillas aun más rancias tipo:
"...pero es que te veo fumando y me apetece",
"...uno de vez en cuando, no pasa nada"
"...estoy dejando de fumar" (mentira, estás dejando de comprar)
y la peor de todas "a mi el tabaco me da mucho asco"
 
Seguro que si sois fumadores sabéis de lo que estoy hablando.
 
Yo fumo. No negaré que es malísimo, que estoy enganchada, que se que me puede matar etc. Pero yo fumo, y además me gusta fumar.
Tampoco penséis que soy una chimenea y lo primero que hago al levantarme es encenderme un cigarro, eso no, pero mis cuatro o cinco cigarritos al día no me los quita nadie.
 
También se que fumar es un capricho, que no necesito fumar para vivir (que de hecho sin humo se vive mejor) y que el tabaco es carísimo pero aún así me gasto el dinero que no me sobra en un paquetito de tabaco que me fumo con placer.
Hay quién se lo gasta en hacer paracaidismo, quien se lo gasta en zapatos y yo, pues me lo gasto en tabaco. Cada uno tiene sus caprichos y cuesta mucho que sobre algo a fin de mes para poderlo gastar en caprichos, es por esto que no suministro a los gorrones.
 
Si un día te quedas sin tabaco por supuesto que te doy un cigarro, o siete, si he visto que siempre tienes tabaco entiendo que al igual que a mí un día se te puede acabar/olvidar.
 
Si un desconocido me pide un cigarro por la calle le digo que no, directamente, soy así de simpática. (Si me pide un bocadillo ni me lo pienso, por supuesto que si, pero el tabaco es un lujo para ambos).
 
Si eres un gorrón de manual el primer día me la cuelas fijo, pero al segundo día consecutivo nuestra conversación va a ser esta:
 
G-Ey Bionda, dame un piti! que yo no fumo pero es que te veo fumar y me apetece...
B-No
G-¿No, que no tienes?
B-No, que no te doy.
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 21 de mayo de 2014

Would you marry a farmer?

 
Would you marry a farmer? (Te casarías con un granjero?) es el título del libro que me acabo de leer. Antes de empezarlo ya sospechaba mi respuesta pero ahora puedo afirmarlo con contundencia
 NO
El libro es muy gracioso, está bien escrito y es entretenido, no sin motivos ha sido best seller aquí en la tierra media, pero vamos, que si lo que pretende la autora es que las solteritas como yo salgamos en busca del granjero de nuestra vida desde luego (en mi caso) no lo ha conseguido.
 
A mi los animales y los niños ni fu, ni fa y el trabajo físico directamente fu. Aunque reconozco que me llena de admiración leer con qué humor y optimismo esta señora es capaz de levantarse a las cinco de la mañana, ordeñar vacas, hacer pan, cuidar de los niños, de las ovejas, los pollitos y las cabras, todo esto mientras su marido galopa flamante sobre su tractor amarillo.
 
Otra cosa que me llama la atención es la alegría y el buen rollo con el que Señora de Granjero te cuenta que serás la esposa perfecta el día que deje de importarte como tienes las uñas, el pelo y que prefieras las botas de goma a cualquier otro calzado. Los pelos como escarpias se me ponen.

También cuenta que debes estar preparada para imprevistos tipo "de repente vienen invitados a casa y la tienda más cercana está a veinte minutos en coche, debes ser capaz de preparar tu propia mantequilla y hornear pan antes de que tu marido vuelva del campo"  Estoy planteándome seriamente montar una empresa de comida a domicilio que preste su servicios allen del extrarradio, me forraba.
Y otra muy buena "hazte a la idea de que solo saldrás una vez al año y puede que ese día una vaca se ponga de parto por lo que tu cena romántica acabará siendo un sanwich mientras ayudas al alumbramiento" Esto ya directamente pasa al nivel película de terror low cost.
 
Aunque ya lo sabía, he redescubierto que no estoy hecha para el campo. Me gusta el campo para una escapadita de fin de semana (con su wifi y sus cositas modernas) o directamente para verlo por la tele, pero nunca, nunca, sería feliz viviendo allí, ni aunque el granjero fuera Capitán América.
 
Yo necesito un hombre que le guste el metro, los conciertos, el MacDonalds y pasarse los domingos viendo pelis en el sofá, cosa que los granjeros no hacen, ni han hecho, ni harán jamás (Señora de Granjero dixit).
 
Sea como sea os recomiendo el libro si tenéis oportunidad de leerlo, porque se aprende mucho sobre la vida en la granja, te ríes y Señora de Granjero es una tía muy maja, las cosas como son.
 
Y vosotr@s, os casaríais con un granjer@?

 

miércoles, 23 de abril de 2014

Gafapastas, ¿qué les pasa?

 
No se si os habéis dado cuenta de que la gente cuando se pone unas gafas de pasta se transforma.
 
El más paleto se vuelve hipster y cambia los calimochos por gyn tonics de pepino, la que fue  reguetonera toda la vida de repente se pasa al indi-pop y todos parecen adquirir un halo de sabiduría y magnificencia suprema que dan ganas de pegarles dos tortas a ver si se les pasa la tontería (o se asustan y dejan de darte charlas sobre el bien y el mal).
 
Hace años quien llevaba gafas de pasta era el/la empollón de la clase, el pardillico, con el que se metía todo el mundo, hasta que un moderno o un supervillano descubrió en algún momento que esto molaba y que era guay, !bienvenidos a la revolución de los nerds!
 
A favor he de decir que a mí los nerds, los que lo son de verdad, me ponen muchísimo y me parecen interesantes, pero a los gafapasta que se las dan de sabios y modernos no los puedo soportar. No soporto a la gente que "va de algo", principalmente porque son ellos los que se dedican a juzgar al resto del mundo, toda la humanidad es ignorante a excepción de los gafapastas que son como los masones pero más listos y más guapos.
 
Ellas se ponen sus gafas de pasta para transmitir "soy culta e interesante, a mi no me conquista cualquiera" (aka: no me como una rosca pero a ver si cuela)
Ellos "soy culto e interesante, conquisto a cualquiera" (aka: no me como una rosca pero a ver si cuela)
 
Hasta aquí no tendría ningún problema si no fuese porque esto suele ir acompañado de grandes dosis de prepotencia y alardes de superioridad en general. La música alternativa es la que más mola, solo leemos cosas de autores intimistas y modernos, lo que lees tú es una mierda y dios te libre si insinúas que te gustan las verbenas, el día de los enamorados o que te pirra soplar velas en tu cumpleaños, eres convencional.
Los gafapastas te condenarán al abismo de lo corriente, de la masa convencional y manipulable que no sabe apreciar a Lars VonTrier...
 
Por supuesto estoy generalizando, si alguna persona normal con gafas de pasta me está leyendo, no se me ofenda,
a los gafapastas de palo:
Que os den por culo! se que en el mp3 lleváis a los Chunguitos y que veis Gran Hermano.